26 junio 2006

Sueño con Ana




El arte del bonsai está calando lentamente, pero de forma segura en tierras ibéricas. Cada día somos más los que nos estamos aficionando a estos bellos arbolitos, que tanto dan por tan poco.

Os quiero enseñar mi última y más preciada adquisición. Me lo regaló mi niña el sábado pasado. Es un bonsai carmona y calculo que puede tener unos diez años. Es una belleza, aunque todavía le queda mucho, mucho, mucho trabajo por delante hasta convertirse en un verdadero bonsai. Intentaremos resolver la tarea de una forma digna.


Todos los bonsai tienen un nombre, y éste no podía ser menos. He decidido llamarlo "Sueño con Ana". Ya os imaginareis porqué

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Links a este escrito:

Crear un enlace

<< inicio